7

Ignorancia y sinrazón

Paloma Pedrero es una ignorante. No es un insulto, es sencillamente la realidad. ¿Por qué? En su columna del inquietante diario «La Razón» del día 7 de Marzo, Paloma Pedrero lanza una cantidad de mentiras sobre los videojuegos que sólo pueden explicarse por su ignorancia en la materia. He de reconocer que llego tarde para hacerme eco del asunto, y que multitud de bloggers lo han hecho antes y con la seriedad que requiere el asunto (echadle un ojo a lo que escriben Dandel, La Gran N, Akihabara Blues, Banzaii y sobre todo OtakuFreaks). Como véis, la blogosfera videojueguil española sigue como siempre al pie del cañón… no así se puede decir de otras publicaciones o portales supuestamente más importantes, pero es lo que hay.

Mi opinión:

Yo no voy a dar mi opinión como blogger, sino como desarrollador de videojuegos… y no voy a ser políticamente correcto. Paloma Pedrero podrá ser una excelente dramaturga. Yo la verdad es que en su oficio soy un completo ignorante, al igual que ella lo es en el mio. Y como no conozco nada de su trabajo, nunca diría que sus obras son una mierda. Sin embargo ella no duda en calificar todos los juegos en esta categoría: «Todo es subdesarrollo humano y moral. Nuestros niños civilizados se pasan horas jugando con estas mierdas, absortos, ensimismados«. Y se queda tan ancha. La verdad es que es una prosa verdaderamente envidiable. Seguramente los acólitos de la sinrazón asientan con el ceño fruncido y ferviente admiración en cada una de sus frases… No en vano escribe para ignorantes.

Y es que Paloma Pedrero seguramente no haya tenido en sus manos un videojuego jamás. Si lo hubiera hecho, se habría dado cuenta, con solo mirar la portada, que los videojuegos SI llevan una recomendación de edad (el conocido sistema PEGI, el estándar europeo de regulación de videojuegos). Veamos, su artículo comienza de esta guisa: «A ver si me aclaro, ¿no llevan las películas una recomendación de edad? ¿Por qué, entonces, los videojuegos violentos no la llevan?«.

Pues sí Paloma, a ver si te aclaras. Ya. A mí lo que me parece es que, Paloma, has querido escribir mierda sobre los videojuegos… y efectivamente, has escrito mierda. Te has basado en una serie de tópicos, sin pararte a pensar si eran ciertos o completamente infundados. Deberías saber que la gran mayoría de videojuegos que se venden son aptos para cualquier tipo de público (alrededor del 60%), mientras que sólo hay unos pocos que son recomendados para mayores de 18 años (un escaso 4%).

Curiosamente, esos videojuegos violentos que comentas son los que están en este último grupo, y que no solo puede verse su calificación por edades en la portada sino que, en el caso de videojuegos para consola, si activamos el control parental, ningún niño podrá jugar a juegos recomendados para edades superiores a la que seleccionemos. Pero parece que hoy en día cualquiera puede escribir una columna sin fundamento en un presunto periódico. Desde luego, ser la mejor dramaturga española de la Historia reciente, no implica necesariamente ser una buena columnista.

La verdad es que me da pena y rabia que todavía existan personas así. Me da rabia por toda la gente que desarrolla videojuegos y que ven cómo su trabajo es vilipendiado por gente absolutamente ignorante en la materia o que directamente tienen interés en desprestigiar los videojuegos. Como las cadenas de televisión, que pierden su audiencia en favor de los videojuegos, sin darse cuenta de que quizá los programas del corazón y los reality shows son mucho más aterradores para los ojos y la mente de cualquier chaval de hoy en día que un videojuego.

Da auténtico asco ver cómo programadores, grafistas, diseñadores, productores, jugadores… todos, somos metidos en el mismo saco, en el de los perturbadores de mentes. ¡Ya está bien! Somos profesionales con una fuerte preparación en nuestra área, que nos desvivimos por realizar los mejores juegos posibles. Nosotros sabemos por ejemplo que un videojuego destinado al público infantil o juvenil difícilmente tendrá algún tipo de violencia. ¿Por qué? Pues muy sencillo, porque si el videojuego es calificado para mayores de 13 años por ejemplo, se pierde gran parte del público potencial. Y nos interesa tener cuanto más público mejor, porque al fin y al cabo, todos queremos que nuestras obras sean disfrutadas por el mayor número de gente posible.

Así que, por favor, déjennos trabajar en paz, y que nuestro trabajo sea juzgado por quienes realmente lo tienen que juzgar: los que compran nuestros juegos. Esas opiniones sí que merecen la pena, todas y cada una de ellas. Sin embargo, la opinión de alguien que nunca se ha acercado a un videojuego y que ni siquiera ha perdido media hora de su tiempo a informarse sobre la materia, es totalmente obviable. Es como si yo me pusiera a opinar sobre una obra de teatro sin haberla visto.

¿Hasta cuándo tendremos que soportar estos atropellos y falsedades? Por qué las asociaciones de desarrolladores y editores españoles (ADESE, DOID, DEV…) no se ponen manos a la obra y realizan alguna declaración conjunta? ¿Por qué nunca se escucha la voz de los desarrolladores?

A la gente que difama, miente y desprestigia hay que plantarle cara de una vez por todas, por el bien de la industria del videojuego y la salud mental de todos. Hay que hacerlo ya. YA.

Eloy J. Ribera
Desarrollador de videojuegos y blogger en NoticiasJuegos.com